Quad: pura geometría

Ya sea trabajando en la ficción o en el teatro, la evolución de los cuadros de Beckett con palabras sufre los mismos cambios, la misma transformación ,la misma forma de la deconstrucción que tiene lugar en algunas pinturas, pasando de lo concreto alo abstracto para convertirse, finalmente, en pura geometría, pura poesía visual, como en Quad 1 & 2.” 

Raymond Federman (2000)

Quad es una obra minimalista para televisión ideada por Samuel Beckett en la que todos los elementos giran en torno al número 4. El propio Beckett la describe como “un ballet para cuatro personas”. Se estrenó en 1981, producida por la cadena radiofónica alemana Süddeutscher Rundfunk bajo el título de Quad I & II.

Quad I es una obra para cuatro intérpretes, luz y percusión. Los cuatro actores recorren un área dada –un cuadrado imaginario de lado 6 pasos–, siguiendo cada uno su propio y obsesivo trayecto, sin interactuar entre ellos.

El único punto marcado en el suelo es el centro E, que Beckett denomina la zona de peligro. Los actores están concentrados en sus propios movimientos, debiendo siempre evitar esta zona, así como cualquier contacto entre ellos.

Figura 1

Los recorridos realizados por los actores son los siguientes:

Actor 1

AC

CB

BA

AD

DB

BC

CD

DA

Actor 2

BA

AD

DB

BC

CD

DA

AC

CB

Actor 3

CD

DA

AC

CB

BA

AD

DB

BC

Actor 4

DB

BC

CD

DA

AC

CB

BA

AD

El actor 1 –vestido con túnica blanca– entra en el punto A y termina su trayecto –con paso ligero y regular–. Entra el actor 3 –vestido con túnica azul– y juntos recorren sus caminos. Después el actor 4 –vestido con túnica roja– aparece y los tres atraviesan sus espacios según indica la tabla. Finalmente se incorpora el actor 2 –vestido con túnica amarilla– y los cuatro efectúan sus recorridos respectivos. Sale el actor 1. Continúan los actores 2, 3 y 4 y tras completar sus trayectos se ausenta el número 3. Después de realizar juntos sus recorridos, sale el actor 4, con lo que acaba la primera serie. El actor 2 permanece solo en el escenario, y comienza así la segunda serie. Los recorridos continúan de este modo hasta completar cuatro series, según la tabla siguiente –los números representan al actor correspondiente–:

Serie 1

1

13

134

1342

342

42

Serie 2

2

21

214

2143

143

43

Serie 3

3

32

321

3214

214

14

Serie 4

4

43

432

4321

321

21

Como se observa, el primer actor empieza solo y también finaliza en solitario la cuarta serie. Debajo se muestra la maniobra realizada para evitar la zona de peligro y no chocar cuando los cuatro actores están en la escena.

Figura 2

El resto de los ingredientes de la obra giran también en torno al número cuatro:

  • La luz: la escena está en tinieblas y cuatro focos de luz –blanca, azul, roja y amarilla – iluminan al actor que lleva la túnica del mismo tono.

  • La percusión: se emplean cuatro sonidos –caja clara, gong, triángulo y taco de madera– cada uno de los cuales es la marca que distingue a uno de los personajes. Por ejemplo, la caja clara suena mientras el primer actor –vestido con túnica blanca e iluminado con un foco de luz blanca– está en escena, y cesa su ruido cuando sale. Cuando coinciden varios actores, sus tonos suenan a la vez.

  • Los pasos: su sonido caracteriza a cada intérprete.

Se estima que la duración de la pieza es de unos 15 minutos: un paso por segundo y hay que tener en cuenta además el tiempo perdido en los ángulos y esquivando la zona de peligro central. En realidad, este cálculo de Beckett fue excesivo, la pieza se representa en unos nueve minutos y medio.

En Quad II todos los actores van vestidos de blanco, sus movimientos son más lentos y el único sonido es el de sus pasos. La monotonía de los movimientos, la falta de atributos diferenciadores, la ausencia de identidad marcan la obra. En este caso, sólo se representa la primera serie, que dura unos cinco minutos.

Os dejo también estas pruebas de una representación de la obra con robots, ahondando aún más en la idea de movimiento lánguido, anónimo y mecánico:

Nota: Eckart Voigts-Virchow compara en Quad I and Teletubbies or: ‘Aisthetic’ Panopticism versus Reading Beckett (en Samuel Beckett: Endlessness in the Year 2000. Angela Moorjani and Carola Veit edits., 210-218, 2001) la obra de Beckett con… los cuatro personajes coloreados de la serie de la BBC Teletubbies:

“Mientras que los Teletubbies han empezado justo a adquirir el aparato de la articulación humana (“¡Eh-oh!”) y están atrapados en su progreso durante cientos de episodios […], las figuras encapuchadas de Beckett renuncian por completo a la expresividad más allá de sus túnicas de colores, los sonidos que les acompañan y su caminar. Se definen por un mero esfuerzo físico. Las figuras de Quad son probablemente una imagen de cómo se comportan los Teletubbies cuando están cerca de la muerte y los monitores que llevan en el vientre han quedado en blanco y se convierten en ventanas ciegas.”

——————————————————————————————-

Sobre la autora: Marta Macho Stadler es profesora de Topología en el Departamento de Matemáticas de la UPV/EHU, y colaboradora asidua en ZTFNews, el blog de la Facultad de Ciencia y Tecnología de esta universidad.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: